Fragmento

Academici ofrece la oportunidad de establecer contacto con estudiantes universitarios tanto de pregrado como de posgrado; investigadores, científicos y hombres de negocios con líneas afines. Cuenta con más de 9 000 miembros de más de 140 países. La red permite realizar búsquedas por institución, campo de investigación, intereses, etcétera. Fundada en marzo del 2005, constituye la primera red interactiva para científicos y académicos. Sus foros sobre temas científicos particulares y diversos ofrecen una poderosa oportunidad para trabajar en colaboración en el mundo universitario sobre la base de la red. La membresía es gratuita y los miembros se benefician por el intercambio de información, de ideas, contactos en la investigación, oportunidades para sus carreras profesionales, el uso de la plataforma para la preparación de conferencias y para la publicación electrónica con alto rango en las búsquedas por Internet. Con esta clase de red se busca potenciar el desarrollo del conocimiento, considerado “el oro gris” de las organizaciones que basan su desarrollo en la inteligencia colectiva, donde el perfeccionamiento de las capacidades y actitudes de los recursos humanos, es esencial para acrecentar su competitividad, porque: “El conocimiento es una mezcla fluida de experiencia estructurada, valores, información contextual e internacionalización experta que proporciona un marco para la evaluación de nuevas experiencias e información. Se origina y se aplica en la mente de los conocedores. En las organizaciones, con frecuencia no sólo se arraiga en documentos o bases de datos, sino también en las rutinas, procesos, prácticas y normas institucionales”. Cuando nos referimos a las redes sociales en el ámbito universitario, específicamente en Cuba, es imprescindible mencionar el extenso proceso de universalización que enfrenta la educación superior en el país. Las bibliotecas universitarias tienen una gran responsabilidad en esta tarea; su contribución al desarrollo de los conocimientos, las habilidades, entre ellas las tecnológicas y de búsqueda de la información, y las actitudes de esta nueva masa de estudiantes es esencial. En este sentido son oportunas las palabras de la Doctora en Ciencias Bárbara Susana Sánchez Vignau, directora de la Red de Bibliotecas Universitarias de la Universidad de La Habana: “… el presente que vivimos nos convence de que la producción de conocimientos tiende a expandirse y diversificarse, y que de tal suerte, la universidad continuará enmarcando su desarrollo sobre una estructura, que facilite la interconexión cada vez mayor con la sociedad. Del mismo modo, también se precisan de nuevas capacidades para transmitir el conocimiento desde una óptica diferente, y es la presencia de un nuevo profesional quien decidirá el cumplimiento de esta misión, a partir de un alto nivel de compromiso con la sociedad, donde se integre lo aprendido en su campo de actuación”. Las organizaciones de información que se integren activamente a las redes académicas, tanto nacional como internacionalmente, los servicios de información que se planifiquen, diseñen e implementen, orientados a la investigación dispondrán de amplias posibilidades de elevar la eficiencia y eficacia en su trabajo para convertir la información en conocimiento nuevo y de gran utilidad.

Palabras clave:

2007-10-03   |   537 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 15 Núm.5. Mayo 2007 Pags. Acimed 2007; 15(5)