Fragmento

Durante su labor, las organizaciones de información se enfrentan cotidianamente a la dificultad de trabajar con materiales escritos en otros idiomas. Una solución puede ser el empleo de los traductores automáticos. Resulta conocido que la traducción asistida por computadoras es un proceso donde la intervención de un profesional experimentado es decisiva en la calidad final de la traducción. Este debe tomar las decisiones más comprometedoras, solucionar ambigüedades o confirmar el uso de una estructura poco frecuente. Definitivamente, la traducción asistida por computadora implica la creación de un sistema interactivo que, al encontrar cualquier dificultad, reclama del ser humano una solución.1 En ningún momento debemos pasar por alto que el objetivo de los programas para la traducción automática es ayudar a los usuarios que no dominan otros idiomas, aun cuando se sabe que existen muchos profesionales que se conforman con las versiones que ofrecen estos ingenios cuando se precisa traducir algún material.

Palabras clave:

2007-10-03   |   567 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 15 Núm.5. Mayo 2007 Pags. Acimed 2007; 15(5)