El Día del Bibliotecario Cubano y el reconocimiento a los forjadores de la profesión

Autor: López Espinosa José Antonio

Fragmento

En un artículo que se publicó el 9 de abril de 1947 en el periódico Avance, con la rúbrica del destacado escritor y periodista César Rodríguez Expósito (1904-1972), quien fuera además el pionero de los historiadores médicos en el actual Ministerio de Salud Pública de Cuba, se dio a la luz su iniciativa de escoger una fecha para establecerla como el Día del Libro Cubano y honrar con ella a los escritores y editores, a la vez que sirviera para desarrollar una permanente labor divulgativa en favor de la bibliografía nacional. Esta idea fue acogida con gran entusiasmo por parte de los intelectuales de las instituciones culturales del país. Fue tal su aceptación que hasta se sugirió se tomara como punto de referencia para instituir la efemérides en el aniversario del natalicio de alguna figura representativa de la literatura nacional, de manera que con esto se pudiera, asimismo, venerar con perpetuidad su memoria. Sobre esta base, el entonces Director de Cultura del Ministerio de Educación, doctor Raúl Roa García (1907-1982) quien luego se convirtió en el Canciller de la Dignidad, propuso como fecha de celebración la del nacimiento del ilustre patriarca de las letras cubanas Antonio Bachiller y Morales (1812-1889). En virtud de la aprobación de la propuesta, el Ministro de Educación, Aureliano Sánchez Arango, dictó la Resolución Ministerial, fechada el 8 de abril de 1950, con lo cual oficializó la institución del 7 de junio de cada año como el Día del Libro Cubano en todo el territorio nacional.

Palabras clave: .

2008-06-19   |   767 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 17 Núm.6. Junio 2008 Pags. . Acimed 2008; 17(6)