Una jornada científica inolvidable

Autor: López Espinosa José Antonio

Fragmento

En los tiempos que corren, la función del profesional de la información debe trascender a la del simple técnico consagrado a cumplir la tradicional misión de satisfacer las demandas y necesidades de los usuarios, ejecutar los procesos que posibilitan el acceso más rápido a la información, o desarrollar acciones para agregarle valor. Como responsable del bienestar de grandes grupos de personas, muchas de ellas, involucradas en problemas y temas de carácter estratégico, necesita, además de un entusiasmo sin límites para ejercer sus tareas y de una filosofía que guíe sus actos, formar parte de la propia comunidad científica a la que sirve y ser no sólo facilitador, sino también generador de información. Empero para que esto se cumpla, es preciso dar una sacudida definitiva a la gravitación de funestas costumbres y obsoletas tradiciones, como han hecho los especialistas y técnicos de la Biblioteca Médica Nacional (BMN), quienes conforman actualmente un colectivo digno de admiración en virtud del ejemplo que en tal sentido dieron en fecha reciente. El redactor de estas líneas se siente obligado a manifestar su orgullo por haber compartido una jornada científica tan pletórica de emociones con colegas que conforman el corazón imprescindible para el funcionamiento del Sistema Nacional de Información de Ciencias Médicas de Cuba. Esta consideración tiene su fundamento en la demostración dada por estos compañeros el pasado 29 de junio, día en el cual se evidenció no sólo su nueva prerrogativa, sino también que están listos para sumergirse en las profundidades del espacioso océano de las ciencias de la información con el fin de arrancarle muchos de sus recónditos secretos...

Palabras clave: .

2003-01-20   |   357 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 9 Núm.3. Septiembre-Diciembre 2001 Pags. 161-162. Acimed 2001; 9(3)