Una joya de la bibliografía médica cubana

Autor: López Espinosa José Antonio

Fragmento

Charles E. Maggon, Gobernador Provisional de la Isla de Cuba durante la segunda intervención de los Estados Unidos, dispuso en la Resolución tercera del Decreto No. 1130 del 30 de noviembre de 1908, publicado en la Gaceta Oficial de la República No. 131 del 4 de diciembre de ese año, la publicación de un volumen, en el cual se compilaran los trabajos más importantes del doctor Carlos J. Finlay Barrés, reveladores de la originalidad de su genio, de su extraordinaria actividad y de su asombrosa tenacidad; que hasta entonces permanecían inéditos o dispersos en varias publicaciones nacionales y extranjeras. Tiempo después, el Presidente de la República, General José Miguel Gómez, dictó al efecto el Decreto No. 912 del 29 de septiembre de 1910, publicado en la Gaceta Oficial No. 80 del 1ro. de octubre siguiente, donde encargó al Secretario de Sanidad y Beneficencia, doctor Manuel Varona Suárez, la tarea de dar cumplimiento a la antes mencionada Resolución gubernamental, que estableció además un límite de producción de la obra de 1 000 ejemplares, un máximo de 500 páginas por ejemplar y su costo a cargo de los fondos del Tesoro no afecto de otras obligaciones. Acerca de este último aspecto, el Presidente Gómez dispuso que el costo del libro no debía exceder los 3 000 pesos, cuya cantidad se abonaría con cargo a los sobrantes del presupuesto de la Secretaría de Sanidad y Beneficencia.

Palabras clave: Bibliografía médica.

2003-01-28   |   589 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 16 Núm.6. Noviembre-Diciembre 2000 Pags. 621-4. Rev Cubana Med Gen Integr 2000; 16(6)